Torre Bailen
Torre Bailen

CEIP LUIS BRIÑAS SANTUTXU

ÉPOCA: Ría Industrial
AUTORES: P. Ispizua
AÑO: 1933
HORARIOS DE VISITA: Sábado 22, 10:00-15:00
Domingo 23, 10:00-15:00

CÓMO LLEGAR: Metro Basarrate
DIRECCIÓN: Calle Iturriaga, 58

20 PERSONAS/GRUPO      EDIFICIO NO ACCESIBLE
 VISITA DE 30′      INSCRIPCIÓN PREVIA NO NECESARIA

Colegio Luis Briñas

“Sube a la torre recorriendo una rampa circular, las vistas son espectaculares

RECORRIDO:  Acceso por la puerta principal y visita a distintas dependencias de  la escuela entre las que destacan el comedor y el salón de actos. Subida a la ultima planta para recorrer la rampa de la torre.

Edificio de uso docente, que basa su potencial en el juego de volúmenes. En sus fachadas, las líneas horizontales contrastan con la verticalidad de la torre central. Su carácter expresionista se esconde tras un aspecto racionalista.

La pequeña dimensión del solar y su desnivel dificultaban el proyecto. Ispizua propone una edificación compacta en cuatro alturas, dotada de una jerarquía en cada una de ellas desde el centro hasta sus extremos; esta acumulación de piezas provoca una cierta fragmentación de las plantas.

El edificio ha tenido usos diversos: desde su origen dentro del plan de dotación de centros educativos de la II República, pasando por un hospital antituberculoso hasta recuperar su uso original a día de hoy.

Los bloques de viviendas construidos en su entorno han ido encerrando parcialmente el edificio, que ha recuperado su entidad gracias a recientes rehabilitaciones. Está incluido en el catálogo de arquitectura del Movimiento Moderno DOCOMOMO.

CEIP LUIS BRIÑAS SANTUTXU

ÉPOCA: Ría Industrial 
AUTORES: P. Ispizua
AÑO: 1933
HORARIOS DE VISITA:  Sábado 22, 10:00-15:00
Domingo 23, 10:00-15:00

CÓMO LLEGAR: Metro Basarrate
DIRECCIÓN: Calle Iturriaga, 58

  20 PERSONAS/GRUPO
  EDIFICIO NO ACCESIBLE
  VISITA DE 30′
  INSCRIPCIÓN PREVIA NO NECESARIA

“Sube a la torre recorriendo una rampa circular, las vistas son espectaculares

Edificio de uso docente, que basa su potencial en el juego de volúmenes. En sus fachadas, las líneas horizontales contrastan con la verticalidad de la torre central. Su carácter expresionista se esconde tras un aspecto racionalista.

La pequeña dimensión del solar y su desnivel dificultaban el proyecto. Ispizua propone una edificación compacta en cuatro alturas, dotada de una jerarquía en cada una de ellas desde el centro hasta sus extremos; esta acumulación de piezas provoca una cierta fragmentación de las plantas.

El edificio ha tenido usos diversos: desde su origen dentro del plan de dotación de centros educativos de la II República, pasando por un hospital antituberculoso hasta recuperar su uso original a día de hoy.

Los bloques de viviendas construidos en su entorno han ido encerrando parcialmente el edificio, que ha recuperado su entidad gracias a recientes rehabilitaciones. Está incluido en el catálogo de arquitectura del Movimiento Moderno DOCOMOMO.

Colegio Luis Briñas

¡SÍGUENOS!