Torre Bailen
Torre Bailen

FINCA MUNOA

ÉPOCA: Ría Comercial 
AUTORES: Desconocido, R. Bastida
AÑO: 1860-1918
HORARIO DE VISITA: Sábado 22, 15:00-20:00
Domingo 23, 10:00-19:00

CÓMO LLEGAR: Metro Gurutzeta-Cruces, Renfe Lutxana
DIRECCIÓN: Calle San Ignacio

30 PERSONAS/GRUPO      EDIFICIO ACCESIBLE
 VISITAS DE 30′    INSCRIPCIÓN PREVIA NO NECESARIA

Munoa

“Un jardín inglés en pleno Barakaldo”

RECORRIDO: Acceso por la puerta principal a la finca (que da a San Ignacio kalea, N-634) . Recorrido por los jardines.

El Palacio se encuentra en la finca Munoa, que tiene una extensión de 64.652m2. La finca destaca no solo por el Palacio, sino también por el jardín de estilo inglés que lo rodea, con estanque y esculturas (de Nemesio Mogrobejo y Valentín Dueñas) que muestran el gusto por el arte de la familia. El parque se diseñó con estilo inglés para emular la naturaleza, especialmente en su visión desde puntos lejanos al palacio. Los árboles de distintas especies (chopos, palmeras, secuoyas, cedros…) se entremezclan y el jardín se puede recorrer con senderos serpenteantes. Destacan también en el jardín los bancos decorados con azulejos que representan pasajes de “Don Quijote de la Mancha”.

El palacio tiene su origen en 1860, cuando Juan Echevarria La Llana, quien fuera alcalde en dos ocasiones de Bilbao y Diputado General de Bizkaia, lo mandó construir como residencia de verano para su familia en un lugar privilegiado desde el que se dominaba la desembocadura del Cadagua. El proyecto original del edificio, del cual desconocemos el autor (aunque se cree que podría ser Julián de Salces), era un edificio ecléctico con ornamentación clasicista. Este edificio corresponde actualmente con el cuerpo central del palacio. Además de este edificio principal, en su entorno tenía una serie de cobertizos y edificios agrícolas y zonas de huertos. El palacio llegó más tarde a pertenecer al sobrino de Juan Echevarria, Rafael Echevarría Azcarate.

En 1916 Rafael, encarga una reforma del edificio a Ricardo Bastida.

El proyecto encargado a Bastida, además de pequeñas actuaciones como la edificación de elementos exentos (construcción de una nueva puerta de acceso a la finca, un garaje, un pabellón-caserío), consistía en convertir el caserón en algo más suntuoso, un palacio de estilo francés Segundo Imperio, que tenían debilidad por el estilo francés. Para ello le añadió elementos característicos del Beaux-Arts, torres laterales, mansardas en los tejados, lujosas vidrieras), pilastras almohadilladas, escalera imperial de acceso al Palacio que añade también una terraza y capilla, en esta ocasión en un estilo medieval, neorrománico. Además se encargó del diseño interior, para el cual también se inspiró en el estilo “II Imperio”, empaneló y cubrió las paredes con fastuosas telas, diseñó las molduras de los techos, manillas con elaborados diseños, lujosas chimeneas de mármol y madera y las maqueterías de los suelos.

Tras la intervención, la vivienda pasó a tener 624m2 más. Uno de los elementos más característicos es una galería que se encuentra bajo la escalera, de la que la familia disfrutaba para resguardarse del calor del verano.

Se cree que Ricardo Bastida también actuó sobre el jardín en su reforma del Palacio, pero no se ha podido documentar. Si se sabe sin embargo, que la finca primitiva tenía una superficie de 3.36ha, y con la ampliación de 1918 de la vivienda también se agrandó el jardín llegando a doblar su extensión. Con los años, la finca se ha visto modificada por proyectos como el colegio público Munoa o la variante de la carretera de Bilbao a Santurce que han reducido la superficie original del jardín. Actualmente tiene 652 árboles y 100 arbustos de distintas especies.

Durante la guerra civil fue sede del departamento de sanidad del Gobierno Vasco, y posteriormente fue ocupado por las tropas franquistas, que lo utilizaron como parquing de vehículos militares. Este último uso provocó grandes destrozos en la finca.

En 2014 la finca fue adquirida por el Ayuntamiento de Barakaldo.

FINCA MUNOA

ÉPOCA: Ría Comercial 
AUTORES: Desconocido, R. Bastida
AÑO: 1860-1918
HORARIO DE VISITA: Sábado 22, 15:00-20:00
Domingo 23, 10:00-19:00

CÓMO LLEGAR: Metro Gurutzeta-Cruces, Renfe Lutxana
DIRECCIÓN: Calle San Ignacio

30 PERSONAS/GRUPO      EDIFICIO ACCESIBLE
 VISITAS DE 30′    INSCRIPCIÓN PREVIA NO NECESARIA

Un jardín inglés en pleno Barakaldo

RECORRIDO:  Acceso por la puerta principal a la finca (que da a San Ignacio kalea, N-634) . Recorrido por los jardines.

El Palacio se encuentra en la finca Munoa, que tiene una extensión de 64.652m2. La finca destaca no solo por el Palacio, sino también por el jardín de estilo inglés que lo rodea, con estanque y esculturas (de Nemesio Mogrobejo y Valentín Dueñas) que muestran el gusto por el arte de la familia. El parque se diseñó con estilo inglés para emular la naturaleza, especialmente en su visión desde puntos lejanos al palacio. Los árboles de distintas especies (chopos, palmeras, secuoyas, cedros…) se entremezclan y el jardín se puede recorrer con senderos serpenteantes. Destacan también en el jardín los bancos decorados con azulejos que representan pasajes de “Don Quijote de la Mancha”.

El palacio tiene su origen en 1860, cuando Juan Echevarria La Llana, quien fuera alcalde en dos ocasiones de Bilbao y Diputado General de Bizkaia, lo mandó construir como residencia de verano para su familia en un lugar privilegiado desde el que se dominaba la desembocadura del Cadagua. El proyecto original del edificio, del cual desconocemos el autor (aunque se cree que podría ser Julián de Salces), era un edificio ecléctico con ornamentación clasicista. Este edificio corresponde actualmente con el cuerpo central del palacio. Además de este edificio principal, en su entorno tenía una serie de cobertizos y edificios agrícolas y zonas de huertos. El palacio llegó más tarde a pertenecer al sobrino de Juan Echevarria, Rafael Echevarría Azcarate.

En 1916 Rafael, encarga una reforma del edificio a Ricardo Bastida.

El proyecto encargado a Bastida, además de pequeñas actuaciones como la edificación de elementos exentos (construcción de una nueva puerta de acceso a la finca, un garaje, un pabellón-caserío), consistía en convertir el caserón en algo más suntuoso, un palacio de estilo francés Segundo Imperio, que tenían debilidad por el estilo francés. Para ello le añadió elementos característicos del Beaux-Arts, torres laterales, mansardas en los tejados, lujosas vidrieras), pilastras almohadilladas, escalera imperial de acceso al Palacio que añade también una terraza y capilla, en esta ocasión en un estilo medieval, neorrománico. Además se encargó del diseño interior, para el cual también se inspiró en el estilo “II Imperio”, empaneló y cubrió las paredes con fastuosas telas, diseñó las molduras de los techos, manillas con elaborados diseños, lujosas chimeneas de mármol y madera y las maqueterías de los suelos.

Tras la intervención, la vivienda pasó a tener 624m2 más. Uno de los elementos más característicos es una galería que se encuentra bajo la escalera, de la que la familia disfrutaba para resguardarse del calor del verano.

Se cree que Ricardo Bastida también actuó sobre el jardín en su reforma del Palacio, pero no se ha podido documentar. Si se sabe sin embargo, que la finca primitiva tenía una superficie de 3.36ha, y con la ampliación de 1918 de la vivienda también se agrandó el jardín llegando a doblar su extensión. Con los años, la finca se ha visto modificada por proyectos como el colegio público Munoa o la variante de la carretera de Bilbao a Santurce que han reducido la superficie original del jardín. Actualmente tiene 652 árboles y 100 arbustos de distintas especies.

Durante la guerra civil fue sede del departamento de sanidad del Gobierno Vasco, y posteriormente fue ocupado por las tropas franquistas, que lo utilizaron como parquing de vehículos militares. Este último uso provocó grandes destrozos en la finca.

En 2014 la finca fue adquirida por el Ayuntamiento de Barakaldo.

Munoa

¡SÍGUENOS!