Torre Bailen
Torre Bailen

PABELLÓN ILGNER

ÉPOCA: Ría Industrial 
AUTOR: A. Peña Boeuf
AÑO: 1927
HORARIO DE VISITA: Sábado 22, 10:00-20:00 
Domingo 23, 10:00-19:00

CÓMO LLEGAR: Metro Barakaldo, Cercanías Desertu-Barakaldo
DIRECCIÓN: Calle Altos Hornos de Bizkaia, 33

 30 PERSONAS/GRUPO      EDIFICIO ACCESIBLE
 VISITA DE 25′      INSCRIPCIÓN PREVIA NO NECESARIA

Pabellón Ilgner

“Adéntrate en el legado de los Altos Hornos de Vizcaya

RECORRIDO: Acceso por la puerta principal. Explicación de la nave y su maquinaria.

El nombre del edificio proviene del “sistema ILGNER”, un accionamiento eléctrico reversible de corriente continua para trenes de laminación que desarrolló Karl Ilgner en 1903. Éste resultaba mucho más barato que los accionamientos de vapor por lo que en Altos Hornos de Vizcaya se decidió implementar este sistema del que se encargó Siemens Schuckert Industria Eléctrica. Los grupos-convertidores estuvieron activos hasta finales de los años 60 cuando fueron poco a poco desmantelados.

El edificio se encuentra en un terreno complicado y pantanoso por falta de espacio, por lo que se tuvo que recurrir a un sistema de cimentación profunda a 27m bajo el nivel del suelo. El proyecto corrió a cargo de Alfonso Peña Boeuf, un ingeniero experto en consolidar terrenos, quien desarrolló una cimentación muy novedosa para la época. Se construyó una placa de hormigón armado inyectado a gran presión y a través de ésta, inyecciones de mortero. Las obras tardaron tres años en concluirse y el edificio se inauguró en 1927.

El edificio tiene estructura de hormigón armado y cerchas metálicas como estructura de la cubierta, y respondía a las necesidades funcionales de dar cabida a la maquinaria pesada. El edificio Ilgner tenía una estructura en planta casi religiosa, con una nave diáfana central de 55m de longitud por 20 de anchura que acogía la maquinaria y el tablero de mandos y dos naves laterales más pequeñas con distintas alturas. La más alta tenía la instalación de distribución y la menor con instalaciones de transformadores…

Tras los derribos de la fábrica de Altos Hornos de Vizcaya (AHV) de 1995 solo se conservó la nave principal del edificio Ilgner y posteriormente se rehabilitó para alojar la sede del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda (CEDEMI). Hoy en día es un edificio protegido por el Plan General.

El interior de la nave central está ricamente decorada, algo poco usual en las construcciones industriales. Destacan los zócalos de baldosa cerámica con siete puertas arcadas en su lado longitudinal que dan acceso a otra de las naves. Supone un cambio entre la tradicional estética puramente funcional a una nueva construcción que combina funcionalidad y estética. Hoy en día conserva uno de los grupos Ilgner y los paneles de mandos, así como las cerchas metálicas de la cubierta y el puente grúa eléctrico construido en los Talleres de Zorroza. El exterior del edificio muestra su estructura de hormigón dotando de ritmo y verticalidad a las fachadas que se intercala con muros de ladrillo visto y ventanas altas en los vanos. La estructura se remata con la línea horizontal de una cornisa, recordando a la composición de un templo clásico sin ornamento, siguiendo la moda europea para las construcciones de este tipo de industria.

PABELLÓN ILGNER

ÉPOCA: Ría Industrial 
AUTOR: A. Peña Boeuf
AÑO: 1927
HORARIO DE VISITA:  Sábado 22, 10:00-20:00 
Domingo 23, 10:00-19:00

CÓMO LLEGAR: Metro Barakaldo, Cercanías Desertu-Barakaldo
DIRECCIÓN: Calle Altos Hornos de Bizkaia, 33

30 PERSONAS/GRUPO      EDIFICIO ACCESIBLE
 VISITA DE 25′      INSCRIPCIÓN PREVIA NO NECESARIA

RECORRIDO: Acceso por la puerta principal. Explicación de la nave y su maquinaria.

Adéntrate en el legado de los Altos Hornos de Vizcaya

El nombre del edificio proviene del “sistema ILGNER”, un accionamiento eléctrico reversible de corriente continua para trenes de laminación que desarrolló Karl Ilgner en 1903. Éste resultaba mucho más barato que los accionamientos de vapor por lo que en Altos Hornos de Vizcaya se decidió implementar este sistema del que se encargó Siemens Schuckert Industria Eléctrica. Los grupos-convertidores estuvieron activos hasta finales de los años 60 cuando fueron poco a poco desmantelados.

El edificio se encuentra en un terreno complicado y pantanoso por falta de espacio, por lo que se tuvo que recurrir a un sistema de cimentación profunda a 27m bajo el nivel del suelo. El proyecto corrió a cargo de Alfonso Peña Boeuf, un ingeniero experto en consolidar terrenos, quien desarrolló una cimentación muy novedosa para la época. Se construyó una placa de hormigón armado inyectado a gran presión y a través de ésta, inyecciones de mortero. Las obras tardaron tres años en concluirse y el edificio se inauguró en 1927.

El edificio tiene estructura de hormigón armado y cerchas metálicas como estructura de la cubierta, y respondía a las necesidades funcionales de dar cabida a la maquinaria pesada. El edificio Ilgner tenía una estructura en planta casi religiosa, con una nave diáfana central de 55m de longitud por 20 de anchura que acogía la maquinaria y el tablero de mandos y dos naves laterales más pequeñas con distintas alturas. La más alta tenía la instalación de distribución y la menor con instalaciones de transformadores…

Tras los derribos de la fábrica de Altos Hornos de Vizcaya (AHV) de 1995 solo se conservó la nave principal del edificio Ilgner y posteriormente se rehabilitó para alojar la sede del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda (CEDEMI). Hoy en día es un edificio protegido por el Plan General.

El interior de la nave central está ricamente decorada, algo poco usual en las construcciones industriales. Destacan los zócalos de baldosa cerámica con siete puertas arcadas en su lado longitudinal que dan acceso a otra de las naves. Supone un cambio entre la tradicional estética puramente funcional a una nueva construcción que combina funcionalidad y estética. Hoy en día conserva uno de los grupos Ilgner y los paneles de mandos, así como las cerchas metálicas de la cubierta y el puente grúa eléctrico construido en los Talleres de Zorroza. El exterior del edificio muestra su estructura de hormigón dotando de ritmo y verticalidad a las fachadas que se intercala con muros de ladrillo visto y ventanas altas en los vanos. La estructura se remata con la línea horizontal de una cornisa, recordando a la composición de un templo clásico sin ornamento, siguiendo la moda europea para las construcciones de este tipo de industria.

Pabellón Ilgner

¡SÍGUENOS!