Torre Bailen
Torre Bailen

PALACIO LARREA

ÉPOCA: Ría Comercial 
AUTOR: Desconocido
AÑO: Siglo XVIII
HORARIO DE VISITA:  Sábado 22, 10:00-13:00 
Domingo 23, 10:00-13:00

CÓMO LLEGAR: Metro Barakaldo, Renfe Desertu-Barakaldo
DIRECCIÓN: Calle Larrea, 7

20 PERSONAS/GRUPO      EDIFICIO NO ACCESIBLE
 VISITAS DE 20′      INSCRIPCIÓN PREVIA NO NECESARIA

Larrea Jauregia

“Descubre uno de los edificios más antiguos de Barakaldo, su historia y su evolución”

RECORRIDO: Explicación del contexto y el edificio desde el exterior. Acceso por la puerta principal, subida al salón de la planta primera. 

El actual restaurante Larrea mantiene el aspecto exterior de lo que en su día fue el Palacio Larrea. Interiormente poco o nada tiene que ver con la edificación original ya que no hace muchos años sufrió una reconstrucción integral del interior para acomodar en el su nuevo uso.

 Hay que remontarse a los siglos XIV y XV y a las luchas banderizas que asolaban en aquellos momentos Barakaldo al igual que todos los territorios vascos. En resumidas cuentas, eran enfrentamientos sangrientos que se prolongaban en el tiempo y que enfrentaban a distintos jauntxos agrupándose entre ellos en bandos. La sede de cada uno de estos jauntxos se encontraba en una casa-torre, que era la destinada a actividades militares, en ellas se hicieron fuertes y desde ellas impusieron su ley. Se trataba de una casa rural, donde solía residir el pariente mayor, y desde la cual controlaba las tierras cultivables y de montazgo e ingresos provenientes de actividades adicionales, como ferrerías o diezmos y primicias.

 La casa-torre, desde el punto de vista arquitectónico, se define como una pequeña fortaleza de volumen cúbico y proyección vertical, con gruesos muros de mamposterí­a y sillares en los ángulos y recerco de los escasos y protegidos vanos. Se accede a su interior por un patí­n elevado. El edificio se remata con almenas, saeteras, paseos de adarve y cubos de esquina. La techumbre es de madera. Igualmente de madera serí­a su estructura interior. La distribución interior comprendí­a una planta baja (destinada a albergar el ganado, caballerizas y cocina) y un piso superior (para las necesidades familiares). Esta planta es la que solí­a tener los vanos que se aprecian desde el exterior. En el lugar en el que se encuentra actualmente el Palacio Larrea se encontraba una de esta casa-torre manteniendo aun hoy en día algunos elementos de aquella edificación.

 Con la finalización de las luchas banderizas la tipología de casa-torre perdió toda razón de ser y las que no cayeron en desuso y consiguientemente en ruina se reconvirtieron en caseríos, o como en el caso que estamos analizando, en palacios señoriales. Es la razón por la que a principios del siglo XVIII había catalogadas en Barakaldo 16 casas-torre y en la actualidad tan solo 5 estando la mayoría en un estado ruinoso.

 Nos encontramos por tanto, ante un ejemplo único en Barakaldo. Un edificio que ha ido cambiando y evolucionando para poder seguir mostrando su legado histórico.

PALACIO LARREA

ÉPOCA: Ría Comercial 
AUTOR: Desconocido
AÑO: Siglo XVIII
HORARIO DE VISITA:  Sábado 22, 10:00-13:00 
Domingo 23, 10:00-13:00

CÓMO LLEGAR: Metro Barakaldo, Renfe Desertu-Barakaldo
DIRECCIÓN: Calle Larrea, 7

 20 PERSONAS/GRUPO      EDIFICIO NO ACCESIBLE
 VISITAS DE 20′      INSCRIPCIÓN PREVIA NO NECESARIA

Descubre uno de los edificios más antiguos de Barakaldo, su historia y su evolución

RECORRIDO: Explicación del contexto y el edificio desde el exterior. Acceso por la puerta principal, subida al salón de la planta primera. 

El actual restaurante Larrea mantiene el aspecto exterior de lo que en su día fue el Palacio Larrea. Interiormente poco o nada tiene que ver con la edificación original ya que no hace muchos años sufrió una reconstrucción integral del interior para acomodar en el su nuevo uso.

 Hay que remontarse a los siglos XIV y XV y a las luchas banderizas que asolaban en aquellos momentos Barakaldo al igual que todos los territorios vascos. En resumidas cuentas, eran enfrentamientos sangrientos que se prolongaban en el tiempo y que enfrentaban a distintos jauntxos agrupándose entre ellos en bandos. La sede de cada uno de estos jauntxos se encontraba en una casa-torre, que era la destinada a actividades militares, en ellas se hicieron fuertes y desde ellas impusieron su ley. Se trataba de una casa rural, donde solía residir el pariente mayor, y desde la cual controlaba las tierras cultivables y de montazgo e ingresos provenientes de actividades adicionales, como ferrerías o diezmos y primicias.

 La casa-torre, desde el punto de vista arquitectónico, se define como una pequeña fortaleza de volumen cúbico y proyección vertical, con gruesos muros de mamposterí­a y sillares en los ángulos y recerco de los escasos y protegidos vanos. Se accede a su interior por un patí­n elevado. El edificio se remata con almenas, saeteras, paseos de adarve y cubos de esquina. La techumbre es de madera. Igualmente de madera serí­a su estructura interior. La distribución interior comprendí­a una planta baja (destinada a albergar el ganado, caballerizas y cocina) y un piso superior (para las necesidades familiares). Esta planta es la que solí­a tener los vanos que se aprecian desde el exterior. En el lugar en el que se encuentra actualmente el Palacio Larrea se encontraba una de esta casa-torre manteniendo aun hoy en día algunos elementos de aquella edificación.

 Con la finalización de las luchas banderizas la tipología de casa-torre perdió toda razón de ser y las que no cayeron en desuso y consiguientemente en ruina se reconvirtieron en caseríos, o como en el caso que estamos analizando, en palacios señoriales. Es la razón por la que a principios del siglo XVIII había catalogadas en Barakaldo 16 casas-torre y en la actualidad tan solo 5 estando la mayoría en un estado ruinoso.

 Nos encontramos por tanto, ante un ejemplo único en Barakaldo. Un edificio que ha ido cambiando y evolucionando para poder seguir mostrando su legado histórico.

Larrea Jauregia

¡SÍGUENOS!